Un comentario necesario: nuestra América Latina




El escritor panameño Raúl Leis dijo en su libro “El arco y la Flecha”:

“la realidad es la comunidad en que vivimos,
el país que habitamos, y la situación en que
estamos. La realidad establece las condiciones
materiales y sociales del medio en el cual nos
desenvolvemos”.

Nuestra comunidad: Tigre, nuestro país Argentina, nuestra situación: un futuro de grandeza. Nuestro destino común: Latinoamérica Unida.
A este respecto es útil leer un discurso revelador de nuestro glorioso General Perón, aquel que encarno la revolución del pensamiento, con las armas de la paz, el trabajo y la dignidad.
El 15 de noviembre de 1973 dijo Perón (salón Blanco, casa de gobierno):
“Ha llegado para nuestro continente la hora de las grandes decisiones. La historia nos ha ofrecido, con amplitud tres elementos en que podemos contar: primero nuestro tiempo americano. Segundo: nuestro espacio geográfico, y tercero: la valiosa calidad humana de nuestros hermanos”.
“Nuestro tiempo latinoamericano está regimentado por el determinismo histórico y por la voluntad divina que, cíclicamente, hace cumplir a los pueblos, destinos ineludibles.
Este tiempo latinoamericano nos impulsa a buscar una amalgama de coincidencias entre las naciones, en forma organizada, lo que nos permitirá cumplir exitosamente el papel que tenemos asignado como productores de las grandes reservas alimenticias y de materia prima, y de productos agro-ganaderos elaborados, para una humanidad hambrienta y profundamente perturbada.
Eso nos evitará, indudablemente, ser presionados por la violencia de las armas, que empuñan ya, amenazadoramente, aquellos ricos del presente a los que el abuso indiscriminado de sus recursos naturales, va convirtiendo en los pobres del futuro…”
Juan Domingo Perón. 1973

Los profetas de la paz y el progreso, en algún día cercano van a poder vencer, con la comunidad organizada de América Latina, con patriotismo, unidad e inteligencia, a los profetas del odio que forjaron los terratenientes y las Escuelas de las Américas. Los que asesinaron a los lideres populares y están protegiendo a los mafiosos.
El General Perón, un auténtico visionario, lo adelantó hace 35 años.