La Presidenta Cristina en la Villa 31



La presidenta Cristina Fernández agradeció el hecho de “no dejarse vencer y subordinar culturalmente” y agregó que “hay que ser inteligente para pensar por uno mismo y no desde lo que cuentan los medios monopólicos concentrados”, al hablar en un acto de homenaje al padre Carlos Mugica, a 36 años de su asesinato, en la Parroquia Cristo Obrero de la villa de emergencia de Retiro. “Hay que ser inteligente en serio, ejercitar las neuronas, que no es saber sino entender, como hacíamos nosotros cuando nos contaban las cosas; durante mi juventud viví gran parte en dictadura, leía los diarios, en dictadura estaba todo bien, no había pobreza, pero nosotros no creíamos y teníamos razón en no creer”, expresó.

Recordó que había asistido a un homenaje al padre Mugica en 2004 pero en aquel entonces “había menos gente; no había cámaras ni periodismo” y seguidamente puso de relieve que el sacerdote asesinado en 1974 “es un símbolo en serio de la Argentina”.

Sobre la oración leída antes de su discurso, construida por el propio Mugica, la presidenta reflexionó que “en esa oración se despliega la angustia que sentía (Mugica) por pertenecen a la clase acomodada y su compromiso con los pobres; si uno profundiza en esa oración encontrará las claves de muchas cosas que sucedieron, incomprensiones que sucedieron en aquellos tiempos de la cual él fue una víctima, él dio la vida; hubo quienes se la quitaron, es dialéctico; se la quitaron por lo que él significaba, por su sacerdocio, por su compromiso inclaudicable e indestructible con los pobres”.

Destacó luego la importancia de la inauguración hoy, en su homenaje, del Centro de Acceso a la Justicia, similar al que funciona en otros barrios, como La Boca y Villa Soldati, que permite que “la Justicia pueda llegar a los sectores más vulnerables”, afirmó la presidenta, señalando que se podrán realizar todo tipo de trámites, con ayuda de un funcionario de Justicia.

Recordó que en los ‘70 cuando el padre Mugica desplegaba su militancia social y política, no estaban estos centros y en aquellos años miles de jóvenes universitarios colocaban consultorías barriales, en forma gratuita. Mencionó que en aquella época estudiaba en la Universidad de La Plata y también desempeñó esa tarea “como parte de la militancia”, con la intención de “devolver a la sociedad parte de lo que nos daba”.

Hoy, además, se inauguró un centro de enseñanza informática, con la intención de “achicar la brecha digital”, dijo la presidenta y, aludiendo a los ’70, sostuvo que “estábamos con Gutenberg, la informática era absolutamente desconocida”.

En otro momento, al hablar sobre la trayectoria del padre Mugica, dijo “no ocultemos su identidad política, sería faltarle el respeto; él tenía identidad política, había hecho como tanto otros una opción preferencial por los pobres y una opción política; no se lucha solo orando o leyendo el Evangelio hay que trabajar muy duro y enfrentar factores de poder muy duros para enfrenar la pobreza” y agregó que Mugica realizó una “opción eclesiástica y política. ¡las cosas por su nombre!”.

Explicó luego que inauguraciones como la de hoy, para facilitar el acceso a la justicia, a la informática y también a trámites del Anses, “son cuestiones muy importantes que no tendrían sentido si no estuvieran insertas en proceso político que desde 2003 viene colocando el país y su gente como centro primordial de su gestión, de su plan de gobierno”.

Recordó que durante su gestión como legisladora, a partir de 1995, pasaba con frecuencia por la Villa de Retiro y era común ver que era un conjunto de cartones y chapas; hoy se ve la transformación que ha experimentado este espacio, “que se traduce en ladrillos, chapas, un lugar que se está urbanizando, que también implica la profunda transformación que ha tenido el país”.

Sobre los hechos que muestran la trasformación del país la presidenta mencionó que hay cuatro millones y medios de puestos de trabajo; los jubilados recuperaron su dignidad, con la movilidad jubilatoria; además se han incorporado dos millones y pico más que se habían caído del sistema productivo; también se puso en marcha la Asignación Universal por Hijo, “la medida que más ha elevado el piso de protección y seguridad social en la Argentina y nos ha colocado a la cabeza en América Latina de ser el país más igualitario de la región”.

No obstante “todavía nos falta mucho y siempre va a faltar”, pero “el compromiso permanente es seguir profundizando la transformación y el cambio, siempre va a faltar mientras haya un pobre. Falta pero cuando uno mira de dónde venimos y dónde estamos se da cuenta que hemos recorrido largo camino, pese a los palos, d descalificaciones, agravios, pese a la oposición permanente en todo, en que todo está mal. Me olvidé además de las cien mil cooperativas que hoy trabajan, tiene salario registrado, asignaciones familiares”, dijo.

Mencionó luego el plan de desendeudamiento lanzado ayer para las provincias, señalando que “18 de las 24 están fuertemente endeudadas”. Destacó que es un plan “estrictamente federal, que va a significar una mejora muy importante para las gobernación en la administración de sus recursos. Tenemos que seguir poniéndole el hombro al país, no importa que se opongan a todo, que critiquen todo, sigamos trabajamos como hacia él”, dijo, aludiendo al padre Mugica.

Recordó que a Mugica “le tocaron vivir épocas en términos vitales bastante mas difíciles de lo que vivimos ahora, que tenemos por suerte y debemos agradecer a Dios y a él que vivimos en democracia; cada uno puede decir lo que se le da la gana, puede militar desde los partido que dicen que tenemos que volver al FMI hasta esa izquierda terrible que quiere hacer la revolución y dice que estamos comprometidos con el capitalismo. S pude decir lo que quiere, me gusta vivir así porque viví en la Argentina que vivió él, que le costó la vida. Desde el 55, desde el 30 hubo, salvo breves interregnos, una negación absoluta a la democracia; cualquier proceso, aun los más tibios eran interrumpido por factores de poder y lograron en 76 imponer el modelo de empobrecimiento, de dependencia”.

Acompañan a la Presidenta en el acto los ministros de Justicia, Julio Alak; de Desarrollo Social, Alicia Kirchner, de Industria y Turismo, Débora Giorgi; el secretario general Oscar Parrilli; el director ejecutivo de la Anses, Diego Bossio; el vicario para los villas de emergencia del arzobispo de la ciudad de Buenos Aires, José María “Pepe” di Paola; el padre Guillermo Torre, cura párroco de Cristo Obrero.