No, al aumento de la carne.

 
La idea es por una semana -desde el 15 al 21 de Febrero inclusive- no comprar carne para ejercer presión sobre los formadores de precio que están intentando redistribuir el ingreso en su beneficio.